Sin conservantes ni colorantes.

Elaboradas de forma totalmente natural, sin aditivos.

Solo utilizamos ingredientes con su propio certificado, como son: harina de trigo, nata de granjas sostenibles gallegas, el mejor azúcar de caña y sobre todo, el amor que le ponemos a cada elaboracion, heredado de nuestras abuelas Regina y Socorro, al trasmitirnos su receta.

La adaptación constante va siempre acorde con nuestro compromiso de respeto de la naturaleza, fomentando actividades y procesos que no sean intrusivos con el entorno.

Hechas a mano con mucho cariño

Manteniendo la máxima calidad, nuestro proceso de elaboracion siempre genera productos de primera calidad. Todas las fases de producción están 100% controladas, desde la materia prima hasta el punto de venta.

Las materias primas son 100% naturales y de la más alta calidad. La mejor nata de nuestra tierra, Galicia, es el protagonista principal de nuestras galletas.

Igualmente, la tradición sigue prevaleciendo en nuestra elaboracion ya que todos los productos son realizados de manera especial con el único objetivo de conseguir un excelente producto final, manteniendo siempre nuestra seña de identidad: “El Sabor de Galicia”

Desde Galicia para el mundo

Nuestra localidad es considerada como uno de los referentes panaderos y reposteros del país por la tradición y la calidad en los productos hemos ido desarrollando con el paso de los años.

Actualmente, desde nuestra fábrica en Coruña distribuimos a todos los clientes en toda España, además de expandir nuestras gallegas y Galicia a mercados internacionales.

Apoyando a la agricultura local

Porque somos además productores, siempre hemos apoyado el desarrollo y mantenimiento, de la cultura gallega fomentando el consumo de productos cercanos y locales.

Seguimos usando el método de elaboración manual, evitando la mecanización y el daño al producto. Igualmente, en la elaboración de nuestras recetas mantenemos el método más tradicional de las galletas de nuestras abuelas, así nuestro aderezo principal la nata, el azúcar y la harina, todos certificados y respetuosos con el producto y el entorno.